27 ene. 2013

Fiestas Patronales

Nos dijeron que una de las fiestas más importantes en la isla de Mallorca se celebraba en Sa Pobla, en honor a San Antonio, de modo que allí fuimos para comprobarlo. El día 16 de enero, víspera de San Antonio, lo típico es encender hogueras en la calle, esperar a que se hagan brasas y asar carne. Sin embargo, el motivo por el cual este día es tan popular en Sa Pobla se debe al espectáculo piromusical que realizan en la Plaza Mayor y en el Ayuntamiento. 

Nosotros lo vimos desde un lateral del Ayuntamiento. Por las ventanas salía humo. La música de misterio y terror junto con la iluminación me transportaban a una escena de película. Los fuegos artificiales empezaron a salir, a estallar creando una escena mágica. Ahora entiendo por qué acude tanta gente a este acontecimiento. 

He buscado por la red vídeos que muestren a la perfección lo que vieron mis ojos, pero es difícil. El que se ve bien, no se oye bien y viceversa. No obstante, os dejo aquí dos vídeos que más o menos reflejan lo que en Sa Pobla se vive.




Antes de la pirotecnia, aparecen els dimonis, els caparrots, els gegants y el Grif. Los dos primeros, los demonios y los cabezudos bailan al son de cantos tradicionales acompañados por una zambomba. Esto puede resultar un poco repetitivo, pero merece la pena escucharlo y verlo.

Nada más finalizar la exhibición, la gente escampó rápidamente. En pocos minutos se vació la plaza. Encendieron las hogueras y nosotros emprendimos el camino de vuelta hacia el coche. Casualmente nos topamos con una plaza en la que había dos hogueras enormes, bueno, las brasas y un montón de gente alrededor cocinando carne. Qué bien olía. Para la próxima ya lo sabemos.
Preparándose la cena
Aquí detrás estaban las hogueras



Cánticos en la Plaza Mayor
Fachada Ayuntamiento
Detalle dimoni 
Hoguera



Días después, el 19, en Palma se celebra la Revetlla de Sant Sebastià, patrón de la ciudad. Una noche donde se puede torrar carne en la calle, en unos bidones que el ayuntamiento pone a disposición de los vecinos y más tarde, en diversas plazas de la ciudad  hay actuaciones musicales. Fue una día curioso porque hasta última hora la lluvia estuvo presente, pero felizmente el agua dio tregua y tanto las hogueras como los conciertos se pudieron celebrar con total normalidad.

Nosotros nos juntamos un gran grupo de gente muy maja. Cocinamos carne de primera y pasamos una noche muy divertida. A ver cuándo nos volvemos a reunir. 

14 ene. 2013

El Circo en el Teatro

Ayer fuimos al Teatro Principal de Palma, que es pequeñito y precioso. La razón fue disfrutar del espectáculo del Circo Eoloh!, y vaya si disfrutamos con sus acrobacias, bailes, payasos, contorsionistas, la cama elástica y la barra rusa. A mi se me pasó el tiempo volando y nunca mejor dicho porque la actuación va sobre un aeropuerto y el dios del viento, Eoloh. No dejan de sorprenderte ni un segundo, al igual que es inevitable que se pongan los pelos de punta o soltar algún ¡Halaaaa! o ¡Bufff!. Es muy bonito y disfrute tanto o más que los niños.

Aquí os dejo un video para que entendáis de lo que hablo. Seguro que os gusta:


Esta semana actúa en Castellón y os lo recomiendo. Si entráis en la página de este maravilloso espectáculo seguro que os entran ganas de verlo. Merece la pena.  Si alguien va, espero que me lo cuente.

¡Hasta la vista!

10 ene. 2013

De paseo por Sóller y alrededores

El penúltimo día del año estuvimos de excursión por el valle de Sóller en compañía de Carol y Luisa, que vinieron a pasar fin de año con nosotros. Gracias a la web de Antonio Sureda descubrimos una ruta circular preciosa y de fácil recorrido para sorprender a nuestras invitadas.

El punto de partida es Sóller y seguimos las indicaciones de Binibassí-Fornalutx-Biniaraix, que es por los tres sitios que pasaremos.
El camino pasa por campos de cítricos donde pudimos ver ovejas recubiertas de su esponjoso abrigo de lana y alguna cabra. Lástima que no les guste posar ante las cámaras, siempre que nos acercamos nos dan la espalda.
Enseguida dejamos atrás Sóller que queda por debajo de nosotros.

Si miramos hacia arriba podemos ver Puig Major, la Serra d'Alfàbia, el pico de l'Ofre y alguno más que no reconozco todavía.



El paseo por las calles de Fornalutx es fantástico. Las casas son todas de piedra y del mismo color, hay macetas con plantas por las calles y decoración navideña, claro. Está todo muy cuidado. Lo único que no nos gusta es ver los cables pasando de edificio a edificio, es una pena que no los camuflen. Aquí hicimos un parón en la plaza para coger fuerzas comiendo frutos secos y comentar lo hasta ahora caminado.




Tal y como leí en la web donde saqué la ruta, a la salida de este precioso pueblo pasamos por delante del árbol de las naranjas de la china. Es curioso, no sabía que existían estos pequeños frutos y de forma ovalada. Las de la foto aún están verdes, y no se aprecia bien, pero estaba plagado el árbol.
A raíz de verlos y comentarlo con amigos y familiares me he enterado que son un fruto empleado en diversas recetas culinarias. Habrá que probar algún día.
El árbol con sus pequeñas naranjas.

Salimos del pueblo y comienza un ascenso pronunciado por un firme pedregoso. Pronto estamos más altos que Fornalutx, que también nos ofrece una vista estupenda.


Tras una curva nos encontramos con un poni punky y un burro. Nada más vernos se acercaron a saludar. Qué simpáticos. Un poco más adelante, cuando llegamos a la carretera que nos llevaba hasta Biniaraix y Sóller, nos encontramos con dos burros más y por supuesto, un montón de ovejas lanudas.


Los troncos de los olivos tan enrevesados son asombrosos. El paisaje se torna un gris verdoso muy peculiar. Además el tiempo cambió inesperadamente. Pasamos de un sol agradable con alguna nube a un cielo totalmente cubierto por nubes bajas que se enganchaban en las cimas de las montañas. Aunque si mirábamos hacia el oeste veíamos el mar y el cielo despejado.




Sóller está a 31 m de altitud y durante la caminata llegamos casi a los 300 m. Nos dimos cuenta de esto cuando vimos el horizonte del mar. Es un valle precioso, con unas panorámicas increíbles. Quedamos maravillados con este entorno y muy contentos por todo lo que nos encontramos por el camino. Lástima el último tramo que es sobre asfalto, pero admirando el paisaje se hace muy ameno.

En total caminamos cerca de nueve kilómetros y debido a todos los parones que hicimos para fotografiar árboles, pueblos y animalitos estuvimos en ruta unas 4 horas. Llegamos hambrientos al punto final de la excursión y frente a la iglesia de Sóller devoramos nuestros bocadillos mientras observábamos el entorno. Era domingo y estaba muy tranquilo, las tiendas cerradas y poca gente paseando por las calles.
 

Para finalizar la jornada y siguiendo las palabras de Luisa fuimos en busca del ocaso, que aunque nuestra intención era llegar a Sant Elm nos tropezamos con un concurrido mirador en la carretera Ma-10 justo a tiempo para contemplar ese momento. Al día siguiente vimos postales con imágenes muy parecidas a éstas fotos tomadas por nosotros.





















Fue una buena forma para no olvidar cómo despedimos el año 2012, aunque el día 31 tampoco estuvo nada mal. Ya os contaré.
¡Hasta la próxima!

5 ene. 2013

Feliz 2013


El último día del dos mil doce lo disfrutamos de principio a fin. Hacía un día espléndido, soleado y con una temperatura muy agradable para pasear.

Despertamos a nuestras invitadas con la canción de Raphael, Mi gran noche, y después de un buen desayuno salimos a la calle. Se respiraba buen ambiente, se notaba feliz a la gente.

Llegamos a la Lonja y a la Catedral pero ambas estaban cerradas al público. Nos quedamos con ganas de visitarlas, pero bueno, una excusa más para que repitan la visita. De todos modos, Luisa nos explicó curiosidades sobre el exterior de los dos monumentos, se nota que es buena profesora. 
En la puerta de la Catedral nos encontramos con un espectáculo típico mallorquín, con música y bailes. 
Seguimos nuestra ruta turística paseando por el casco antiguo, admirando los patios, las fachadas, las calles y descubriendo rincones nuevos.

De vuelta hacia casa paramos en el Mercat de l'Olivar. Desde el primer día que fuimos nos encanta pasear por sus calles observar el género tan bien expuesto y acabar picando algo en el bar.

Después de descansar un poco empezamos con los preparativos de la cena, un menú nada típico: mejillones al vapor, plato de ibéricos y quesos variados, berenjenas a la cordobesa y sushi de salmón, lubina y dorada. Para beber una botellita de vino tinto Habla del silencio... Fue una cena espectacular creada por el gran chef  Lucas.


Rápidamente recogimos todos y nos preparamos para ir a la Plaza de Cort. Este año tocaba tomarse las uvas frente a un gran reloj y acompañados por miles de personas desconocidas. Fue una gran idea. Brindamos, nos reímos y casi nos atragantamos con las uvas. Las calles estaban llenas de gente alegre, hablando, bailando, gritando, fotografiándose ... Estábamos todos muy felices.


Y bueno, de ahí fuimos al Bluesville a ver y escuchar un gran concierto. Fue un día en que lo dimos todo para entrar con buen pie en este año que acaba de empezar.

¡FELIZ AÑO A TODOS!

17 dic. 2012

Subida al Puig des Teix (1.062 m.)

En esta ocasión salimos con los deberes a medio hacer. No estudiamos con detenimiento el itinerario y confiamos en que la ruta estaría perfectamente indicada, lo cual nos llevó a realizar una ruta diferente de la que teníamos pensado.
El día amaneció soleado y muy despejado en Palma, sin embargo a medida que nos acercábamos a Valldemosa, - punto de partida- las montañas estaban cubiertas por nubes densas y oscuras.
Aparcamos el coche en la Urb. s'Arxiduc, e iniciamos la travesía con un tiempo frío y nublado aunque con la certeza de que despejaría. Entramos en el camino de tierra siguiendo las indicaciones de la finca Son Moragues y del refugio. El primer tramo empieza por una senda sin apenas inclinación ascendente. Atrás dejamos una vista preciosa de Valldemosa y de las casas de Sa Coma. Poco a poco nos adentramos en el bosque y comienza una subida muy vertical por un suelo de hormigón poco agradable. Pasamos por antiguos hornos de cal y ranchos de carbonero.


Tras una hora caminando  llegamos a la Font des Polls donde hay varias mesitas de madera y donde el camino se bifurca. Por la pendiente de la izquierda se sube al refugio y el de la derecha indica la Serra des Cairats. Nosotros, un poco confusos, seguimos las indicaciones hacia el refugio. Continúa la fuerte pendiente hasta llegar a una senda con una inclinación más cómoda. Estamos dentro de las nubes grises que nos impiden ver las formidables vistas que seguramente habrá desde allí arriba. Al pasar a la otra cara de la montaña ya empieza a despejar, vemos como las nubes pasan deprisa sobre nosotros dando paso a un cielo despejado.


Al fin nos acompaña el sol por este tramo donde el viento es más notable. Seguimos por el camino hasta que vemos una indicación hacia la derecha pero el camino desaparece. Aquí nos juntamos con dos chicas y dos perritas que están igual de "perdidas" que nosotros. Guiados por la intuición comenzamos un ascenso "a lo loco", cada uno por un lado, siempre sin perdernos de vista e intentando alcanzar una señal que hemos visto en lo alto. Llegamos a un muro de piedra alto y ancho, con un cercado eléctrico al otro lado. Caminamos pegados a él en busca del acceso a la finca, trepamos un poco por unas rocas y por fin llegamos a la señal . Cruzamos al otro lado de la muralla. La señal nos indica que hay reses bravas, pero lo único que nos cruzamos son ovejas y aves. Estamos en un collado, a los pies del Teix y vemos como varias personas se dirigen hacia la cima caminando por la cresta de la montaña. Ya no nos queda nada. Seguimos un estrecho sendero señalizado con hitos y coronamos la cima azotados por un gélido viento. Estamos a 1.062 m de altura. Hemos ascendido unos 600 m en aproximadamente 3 horas.


Las vistas son impresionantes. La bahía de Palma y Palma se ve pequeña, se alcanza a ver hasta la isla de Cabrera.
A la a la izquierda se ve Puig Major y a la derecha el Galatzó, de momento son los picos que reconocemos.




Es una maravilla estar allí arriba y disfrutar de las vistas por la cara SE, refugiados del viento y viendo pasar a las cabras, a las nubes, almorzando y con el sol de cara.








Tras el almuerzo y una breve pausa empezamos el descenso por la otra vertiente, realizando así una ruta circular. Seguimos la cresta del Puig siguiendo los hitos hasta que cruzamos de nuevo la pared seca por el tramo donde se ve que pasan las personas ya que está desmoronada. Allí perdemos de vista a los hitos y comenzamos a descender por intuición, cruzándonos con diferentes familias de cabras. En dos ocasiones llegamos al borde de precipicios e incluso descendimos un poco por una pared pensando que encontraríamos la senda pero todo lo contrario, se acababa el terreno. Así que retrocedimos más o menos por el camino ya andado para intentar encontrar la senda. Pasamos cerca de un túmulo y allí estaba el camino, en la montaña de enfrente tal y como mi sentido de la orientación decía. A los pocos metros de caminar por esta senda oímos a las cabras chocar sus cuernos y balar fuertemente, si a esos sonidos se les puede llamar así. A veces, sus sonidos parecían de un perro dolorido y otras de un mono. Se oían muy cerca y pudimos verlas en la montaña de enfrente, justo la que acabábamos de abandonar. Estaban debajo de un gran árbol y apenas podíamos ver lo que pasaba. Lucas creía que alguna se había hecho daño, yo dije que estaban en un ritual de apareamiento pero me hizo dudar y empezamos a imaginarnos cosas terribles. Así que la curiosidad nos hizo retroceder y observar el comportamiento de las cabras de cerca. Al principio parecía que un macho estaba protegiendo una cría y el resto acudían en su ayuda. Ellas al borde del abismo y nosotros detrás de un árbol, camuflados, cual Félix Rodriguez de la Fuente, expectantes, observando la vida en plena naturaleza. De repente, se aproxima un macho a otro y comienzan a enfrentarse. De entre las patas sale un pequeña hembra. Los machos chocan sus cuernos, se enganchan, se sueltan y un macho va tras la hembra a seguir con su ritual de apareamiento. Menudas risas, Lucas y yo súper preocupados por si alguna estaba herida y ellos estaban cortejándose. ¡Hay que ver! Menudo palco para ver una escena de documental.

video


Dimos media vuelta para que tuvieran intimidad y retomamos una vez más el camino correcto de vuelta al coche. Desde algún "balcón" se veía Valldemosa con el Galatzó de Fondo. Otra vista fabulosa. Por una senda muy agradable llegamos a la bifurcación del principio, a la Font des Polls. Aquí ya se empezaba a notar el cansancio, y aún más con el descenso tan pronunciado del penúltimo tramo.


Llegamos felizmente al coche, tras seis horas por la montaña, con varios momentos de incertidumbre, escenas de documental y panorámicas geniales.

En total recorrimos entre 11 y 13 km aproximadamente y con un desnivel de 600 m.

Esta vez los dos hicimos buenos estiramientos a la salida y a la llegada, por lo que hoy no tenemos agujetas.
Esta ruta nos pareció menos exigente que la subida al Galatzó pero igual de impresionante.

Más adelante nos gustaría repetir la excursión circular que realmente queríamos hacer desde un principio, es decir, por el Camí de s'Arxiduc.


¡HASTA PRONTO!